Home Nuestros Pueblos Sabacché: Místico lugar autosustentable

Sabacché que significa “tizne de palo” en lengua maya, es una de las pocas comunidades de Yucatán, que cuenta con una ruta ecológica y un parador turístico autosustentable, con dos cenotes en sus alrededores, Tanimax y Calcuch.

Sabacché es comisaria de Tecoh y se encuentra a 53 kilómetros de Mérida. Se puede llegar por la carretera a Valladolid y tomar el entronque hacia Chetumal, se conduce unos kilómetros más hasta llegar a la entrada del municipio, la cual no se toma sino que se sigue por la desviación a la izquierda, aproximadamente tres kilómetros más hasta ubicar el letrero de la Ruta Ecológica de Sabacché.

La mística del lugar es única, ahí podemos encontrar de primera mano, los olores y sonidos de la naturaleza que nos  transportan a un estado de paz, impensable en el ajetreo de la ciudad.

 

IMG_4435

En el parador podremos encontrar un restaurante con comida típica yucateca, que incluye Poc-Chuc, escabeche oriental, relleno negro, pipián de pollo, panuchos y salbutes; aunque también se puede cocinar un pedido especial del cliente.

Se ofrecen recorridos en bicicleta y a pié, además de snorkel en los cenotes. Todo supervisado por hombres de la comunidad que fueron capacitados para atender imprevistos. También se tiene la posibilidad de llegar a los cenotes con su vehículo.

Si quiere descansar puede pasar la noche en el lugar, ya que el parador cuenta con tres cabañas totalmente equipadas con camas, hamacas, baños, etc. Pero si desea tener un contacto más directo con la naturaleza, puede rentar casas de campañas y disfrutar de una fogata nocturna.

El cenote Calcuch (“cuello cargado”) posee 50 metros de diámetro y se desciende a través de una escalera de caracol. El final es una cama de madera flotante con barandales y escaleras sumergidas, lo que permite tomar un baño en sus aguas cristalinas. Por la boca del cenote se forman caprichosas figuras conforme avanza la luz del sol.

El cenote Tanimax (“ceniza de chile”), es otra maravilla, se encuentra a escasos dos kilómetros del primero y a él se desciende por una escalera de madera pronunciada. La entrada es una enorme caverna obscura, ahí el agua mantiene un impresionante color azul.

“Para nosotros es agradable que vengan a conocernos, porque fue un gran esfuerzo gestionar los recursos para poder construir el parador, además los beneficios son directos a la comunidad, ya que todo se maneja por medio de una cooperativa” nos comenta doña Martha Ramírez Puuc, quien encabeza al grupo.

IMG_4484

El Centro Ecoturístico de Sabacché es un proyecto de la delegación en Yucatán, de la Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas que dirige Diana Canto Moreno y que ha apoyado éste lugar desde hace cinco años.

“La cooperativa está formada por siete socios que comparten responsabilidades y ganancias” dice Rusell Ramírez Chi, coordinador de los varones del grupo.

Además se cuenta con una página de internet (www.cenotestecoh.com) y un correo electrónico (cenotessabacche@gmail.com), para reservar las cabañas o simplemente para indicar la fecha de llegada, para que los guías esperen al visitante en el centro de la comunidad.

“Para nosotros no ha sido fácil y sabemos que nos falta mucho por hacer”, dice doña Martha. Incluso existen cenotes que rodean la población que no se han podido utilizar por falta de presupuesto y por la nula negociación de las autoridades municipales, ya que son tierras ejidales, pero confían en que poco a poco el proyecto siga creciendo.

IMG_4691

 

Dejar un Comentario